Inicio / Viajes / Un Paseo por el Renacimiento
Castillo de Amboise, del Renacimiento francés
Castillo de Amboise, del Renacimiento francés / Fotografía de Laura Torres

Un Paseo por el Renacimiento

Para los amantes de la historia no puede existir aventura mejor que adentrarse en otra época y puesto que aún no está inventada la máquina del tiempo os propongo una fabulosa travesía por el Renacimiento.

Castillo de Chenonceau, Renacimiento francés
Castillo de Chenonceau / Fotografía Laura Torres

Laura Torres. Francia es uno de esos países tocados con una varita mágica, con un encanto especial, como de cuento de hadas. Desde París, la consolidada capital del amor hasta Cannes, donde se celebra uno de los mayores festivales de cine de Europa. ¿Te atreves a adentrarte en el Renacimiento?

Sin embargo, la ruta perfecta para los más románticos es a través del río Loira, donde podrás disfrutar de más de 20 castillos que te trasladarán al siglo XV e incluso pernoctar en ellos. Para descubrir esta región de palacios y señoríos puedes alquilar una embarcación y navegar a lo largo del Loira. O bien tomar la ruta en coche pero siempre equipado con bañador. El recorrido pasa por diferentes lugares monumentales, donde no solo vivieron reyes y nobles sino también grandes genios como Leonardo Da Vinci.

Nuestro viaje comenzó en el Castillo de Ussé, en el que se inspiró Charles Perrault, para escribir la afamada leyenda de “La Bella Durmiente del Bosque”. En este monumental complejo destaca la cámara del rey, tapizada de seda roja con un mobiliario de Luis XVI. Además subiendo por una escalera en espiral, clásica de cualquier palacio que se precie, se accede a la torre homenaje del famoso cuento donde encontraréis un museo sobre los personajes de la leyenda.

Castillo del Renacimiento, en el Loira
Castillo de Chenonceau en el Loira / Fotografía Laura Torres

Tras una parada para visitar el espectacular castillo en piedra blanca de Ussé, nos dirigimos hacia el norte, en este caso a través del Loira, donde aparece la impresionante figura del palacio Chenonceau. Conocido como la fortaleza de las damas, porque fueron ellas quien lo cuidaron a lo largo de la historia, y quienes incluso lo salvaron de los saqueos durante la revolución francesa, dato importante, porque gracias a ello es uno de los pocos que conserva su mobiliario original.

Este castillo está levantado sobre el mismo río, lo cual le da un aspecto muy singular, ya que hace las veces de puente y de castillo. Rodeado de hermosos jardines renacentistas y de bosques frondosos da a los visitantes la posibilidad de disfrutar del contacto con la naturaleza. Para los más atrevidos existe la posibilidad de bañarse en el mismo río, tal y como hacía la famosa amante de Enrique II de Francia, Diana de Poitiers, quien se bañaba en las inmediaciones de la ciudadela para conservar su belleza.

Viaje por el Renacimiento
Amboise / Fotografía de Laura Torres

Por último, Amboise, ciudad medieval donde vivió Francisco I, quien mantuvo a su servicio a Leonardo Da Vinci. Las malas lenguas dicen que durante la conquista de Francisco I en Milán, secuestró al afamado artista italiano y lo mantuvo en su corte al servicio de Francia. Cierto o no, el caso es que Da Vinci vivió y murió en esta ciudad. Hoy podemos visitar su residencia, ahora convertida en museo, donde podemos apreciar recreaciones de sus inventos. El colofón final para terminar a lo grande esta visita es desde el aire, tomando un globo para ver desde lo alto la campiña francesa.

¿Te animas a adentrarte en el Renacimiento francés?

Además

vuelo

Los mejores tips para reservar el vuelo perfecto

Hacer la reserva en enero, comprar el vuelo en domingo y otras muchas claves para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *