Inicio / Actualidad del autónomo / Solo una cuarta parte de los autónomos españoles tiene formación universitaria
Emprendedores

Solo una cuarta parte de los autónomos españoles tiene formación universitaria

El peso de los emprendedores españoles solo con educación obligatoria es el doble que en la UE

A. J. Cano. Que el futuro pertenece a los emprendedores ya casi nadie lo duda. Sobre todo, de los mejor formados. Numerosos estudios lo corroboran y destacan la importancia del sector del emprendedurismo. Uno de ellos es el que acaban de publicar la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) en el duodécimo número de su publicación Esenciales. Este informe revela que la formación de los emprendedores españoles ha experimentado un gran avance en los últimos años, pero todavía queda mucho camino por recorrer. El estudio divide a los emprendedores en tres categorías: directivos profesionales, empresarios y autónomos. Y son los autónomos los que menos formación acreditan.

Los datos del estudio reflejan que el 42% de los autónomos posee como máximo enseñanzas obligatorias, y únicamente el 24,8% cuenta con estudios universitarios. Por su parte, el 37,5% de los empresarios tiene un nivel básico de estudios, y el 25,3% son universitarios. Frente a estos porcentajes, destaca la mayor formación que tienen los directivos, ya que el 74,2% cuenta con estudios universitarios. Si agrupamos la formación profesional superior y los estudios universitarios, los directivos son los mejor formados y más del 80% cuenta con estudios superiores, en contraste con los autónomos, entre los que solo el 35% posee formación superior.

Por otro lado, según destaca el documento, los que únicamente acreditan formación obligatoria representan todavía el 37%, frente al 18% de la media de la Unión Europea (UE).

El 74,2% de los directivos profesionales tiene estudios universitarios, frente únicamente al 24,8% de los autónomos que acreditan esa formación

El estudio señala que la formación de los emprendedores “actúa como palanca intensificadora del conocimiento en las empresas, ya que aumenta la capacidad de asumir retos, mejorar la gestión y aprovechar las oportunidades de negocio”. En España, el avance registrado en los últimos años en la formación de este colectivo (que incluye tres tipologías: directivos profesionales, empresarios y autónomos) ha sido “significativo”. Mientras que a principios de este siglo solo el 23,4% acreditaba estudios superiores (FP superior y universitarios), en 2015 ese porcentaje casi se ha doblado y alcanza el 40,9%.

En la media europea pero lejos de Francia y Alemania

Con esta evolución, España ha conseguido situarse ligeramente por encima de la Unión Europea en el porcentaje de emprendedores con estudios superiores (41,3% frente al 40,1% de la UE de los 28), aunque, según datos de 2014 de Eurostat (la oficina comunitaria de estadísticas), todavía sigue alejada de las cifras de países como Francia y Alemania, con un 54,1% y un 49,5 %, respectivamente.

Pese a los avances, en España el porcentaje de emprendedores que poseen como máximo formación obligatoria se sitúa en el 36,9%, el doble que la media de UE-28 (18,1%) y muy alejado del 5,6% de Alemania o el 10,2% de Francia, donde esos niveles son mucho más reducidos. “Estos datos reflejan que en España el porcentaje de personas con niveles de formación escasos —no alcanzan la enseñanza secundaria postobligatoria— que toma decisiones empresariales es todavía muy elevado”, destaca el informe.

Emprendedores

El estudio de la Fundación BBVA y el IVIE añade: “El nivel formativo de los emprendedores está asociado a una estructura empresarial española dual. Por un lado, las empresas grandes y medianas, tecnológicamente más complejas, abiertas al exterior y más competitivas, cuentan con más directivos profesionales bien formados. Y por otro, existe un amplio grupo de unidades productivas en el que predominan las microempresas, con escasa capacidad exportadora, menor nivel de productividad y más debilidades competitivas, tecnológicas y financieras, dirigidas por empresarios con menor cualificación”.

Esta dualidad se concreta en que mientras que más del 80% de los emprendedores que realizan su actividad en empresas de 50 o más trabajadores tienen estudios universitarios, el porcentaje se reduce hasta el 29,2% entre las compañías con menos de diez empleados (micro empresas).

La brecha de género

Paradójicamente, las mujeres superan a los hombres en nivel de estudios, pero solo representan un tercio del total de los emprendedores. El porcentaje de directivas en España se sitúa en el 33%, el de autónomas está en el 34% y solo un 30% de empresarios con asalariados son mujeres.

El informe refleja que la formación de las mujeres emprendedoras en España ha experimentado una evolución más positiva que la de los hombres. La mejora en sus niveles medios de cualificación se refleja tanto en el menor porcentaje de las que poseen solo estudios obligatorios, como en el mayor peso de las que alcanzan estudios superiores. En promedio, el 37% de ellas cuenta con estudios universitarios, casi diez puntos más que los hombres. Además, el porcentaje de emprendedoras que solo dispone de formación básica se reduce hasta el 31,6%, frente al 39,2% de los hombres.

El 37% de las emprendedoras cuenta con estudios universitarios, casi diez puntos por encima del porcentaje que alcanzan los hombres

Esta diferencia positiva con respecto a los hombres está patente en los tres grupos de emprendedores: autónomos, empresarios con asalariados y directivos. La mayor distancia entre géneros se observa entre los autónomos, donde el 32% de las mujeres son universitarias, frente al 21,1% de los hombres. En el caso de las directivas, un 77% acredita formación universitaria, cuatro puntos más que los directivos.

El estudio concluye que dada “la importancia que el capital humano de los emprendedores tiene en la competitividad y viabilidad futura de las empresas, es necesario avanzar por dos caminos complementarios: las empresas deben adoptar medidas para mejorar los perfiles formativos de quienes toman las decisiones en ellas, profesionalizando su dirección y, a la vez, es preciso fomentar el espíritu emprendedor entre los universitarios”. Además, “es necesario aumentar la participación de las mujeres en los colectivos de emprendedores, pues en la actualidad solo representan el 32,9%”.

Esenciales es una serie de documentos orientados a difundir los principales resultados del Programa de Investigación que la Fundación BBVA y el Ivie vienen desarrollando desde hace más de dos décadas.

Además

Early Warning

Arranca en Madrid el asesoramiento para autónomos Early Warning

Es un programa para relanzar negocios de emprendedores El Autónomo Digital. Ya está en marcha …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *