Inicio / Viajes / Recorre Sevilla y Toledo de la mano de Bécquer
El Toledo de Bécquer
Toledo - Fotografía Laura Torres

Recorre Sevilla y Toledo de la mano de Bécquer

Viajar es como flirtear con la vida. Es como decir, me quedaría y te querría, pero me tengo que ir: esta es mi estación, así lo describe la escritora Lisa St. Aubin de Teran. Ahora la cuestión es ¿cuál es tu estación?

Laura Torres. Si estas Navidades aún no tienes planes no dudes en coger un tren, bus o avión para descubrir los destinos más pintorescos de nuestro país, pues si buscas un lugar bueno, bonito y barato no hace falta irse muy lejos.

Bécquer en Toledo
Vistas de la ciudad de Toledo – Fotografía Laura Torres

Un día como hoy, 22 de diciembre murió uno de los grandes poetas de nuestro país pero con él no murió la poesía, tal y como dijo podrá no haber poetas; pero siempre habrá poesía. ¿Ya sabéis de quién estamos hablando? Pues sí, de Bécquer, quien en vida vivió y visitó diversos lugares que actualmente podemos disfrutar, recreándonos en su poesía. Hoy os recomendamos aquellos lugares que inspiraron al poeta y que formaron parte de su historia.

Sevilla

“Sevilla, con sus rejas y sus cantares, sus cancelas y sus rondadores, sus retablos y sus cuentos, sus pendencias y sus músicas, sus noches tranquilas y sus siestas de fuego, su alboradas color de rosa y sus crepúsculos azules; (…) aspiré con voluptuosidad la fragancia de las madreselvas que corren por un hilo de balcón a balcón (…) y torné en fin con mi espíritu a vivir en la ciudad donde he nacido y de la que tan viva guardé siempre la memoria.” Bécquer describe la ciudad que lo vio nacer con tal pasión que es imposible dejar de lado este destino, ¿te lo vas a perder?

Sevilla, ciudad que vio nacer a Bécquer

Sevilla de la mano de Bécquer

La mejor ruta para no perder detalle tanto de la hermosa ciudad como de los lugares que son pura poesía para Bécquer empieza en el famoso Barrio de San Lorenzo. ¿Por qué? Porque es aquí donde comienza la historia del poeta, pues en el número 26 de la calle Conde de Barajas nació el poeta un 17 de Febrero de 1836. De su casa solo queda la fachada, donde le recuerda una placa. En el mismo barrio se puede visitar la iglesia donde fue bautizado, Parroquia de San Lorenzo y el colegio de San Francisco donde estudió.

Rotonda de Bécquer en Parque de Maria Luisa - Fotografía Laura Torres
Rotonda de Bécquer en Parque de Maria Luisa – Fotografía Laura Torres

¿Próxima estación? el Museo de Bellas Artes, donde se puede visitar el retrato más conocido del poeta español, realizado por su hermano Valeriano Domínguez Bécquer, en 1862. Además tendrás la oportunidad de conocer una buena colección de pintura andaluza.

Tampoco te puedes perder el convento de Santa Inés, en el centro de la ciudad y cerca de la Plaza de San Pedro. Es un lugar peculiar porque en él transcurre la famosa leyenda que inmortalizó el poeta, “Maese Pérez el organista”; cuenta la historia del talentoso organista Maese Perez que tras su muerte volvió el día de nochebuena al Convento de Santa Inés, donde le esperaba su hija, para tocar el órgano. ¿Te atreves a pasarte por allí la noche del 24 por si hay alguna aparición? Quizá tienes suerte y puedas disfrutar de una fantasmal melodía del famoso órgano.

 Dejamos para el final una de las paradas más importantes, esta estación es conocida como el Parque de María Luisa, donde se sitúa la famosa glorieta de Bécquer, frente a la plaza de España. Tanto el parque como la plaza son lugares emblemáticos de la ciudad, es decir, visita obligatoria.

Sevilla
Plaza de España, Sevilla – Fotografía Laura Torres

La glorieta conmemorativa del poeta fue creada en 1910, compuesta por un busto de Bécquer, basado en el famoso retrato que realizó su hermano Valeriano y que ya habrás visto en el Museo de Bellas Artes. Además cuenta con 3 figuras femeninas de mármol acostadas en un banco que representan: el amor ilusionado, el amor poseído y el amor perdido, de la rima El amor que pasa. Junto a ellas hay dos figuras en bronce yacente que representan el amor herido y el amor que hiere.

Cerramos el tour en el lugar donde esta enterrado, junto a su hermano, el panteón de los Sevillanos Ilustres, situado bajo el Templo de la Anunciación.

Toledo

Bécquer en Toledo
Toledo – Fotografía Laura Torres

Bécquer visitó Toledo en busca de inspiración para su “Historia de los templos de España“, del que publicó un primer tomo “Templos de Toledo”, pues sin duda Toledo es una ciudad de templos, iglesias, etc. El poeta quedó prendido de esta hermosa ciudad, y no es de extrañar pues hoy en día es considerada patrimonio de la humanidad.

¿Qué podemos visitar en esta hermosa ciudad? Sin duda la casa donde habitaron los hermanos Bécquer, situada en el número ocho de la calle de San Ildefonso, donde hoy aún se puede ver el laurel que el mismo Gustavo Adolfo plantó y el brocal árabe pintado por su hermano Valeriano, actualmente en el Victoria and Albert Museum de Londres.

El poeta era todo un romántico y por ello no perdía ocasión de salir a enamorarse cada noche y regresar de madrugada pasando por el Convento de Santo Domingo el Real, fuente de inspiración para su escrito Las Tres Fechas.

 

Las Tres Fechas, en la majestuosa Toledo

En uno de sus caminos habituales por la ciudad de Toledo, el poeta se encamina desde su casa hasta San Juan de los Reyes, para allí realizar alguno de sus bocetos y venderlo. Durante la travesía descubre una noble ventana, de un antiguo palacio, donde cree distinguir a una joven y queda prendado de ella. Durante días recorre las hermosas y estrechas calles de Toledo cruzándose constantemente con esa ventana donde siempre cree atisbar a su amada desconocida. Antes de marchar a Madrid, apunta la primera fecha.

Al tiempo, vuelve a la ciudad pero al realizar su recorrido habitual descubre que donde antes había un palacio noble con una hermosa ventana ahora solo quedan ruinas. El poeta regresa sobre sus pasos y se sienta en una plaza, enmarcada entre tapias de un viejo convento, es allí donde decide abrir sus carpetas y plasma en sus dibujos la vida monástica. De repente le sorprende una blanca mano, con un pañuelo bordado, que le saluda, la  joven de la ventana. De nuevo apunta la fecha. Durante días vuelve al mismo sitio, pues espera poder volver a ver esa mano. No tiene éxito y finalmente parte a Madrid.

El Toledo de Bécquer

 Al cabo de un año regresa, algo le hace volver, quizás ese amor dormido, ese sueño, esas dos fechas escritas en su carpeta. Se pierde por las callejuelas de Toledo pero siempre acaba ante el convento donde vio por última vez la mano de su amada. En una ocasión encuentra la puerta abierta y escucha cantos religiosos y olor a incienso. El poeta se decidió a preguntar y unos mendigos le contaron que se trataba de una toma de hábito. Interesado por la ceremonia el joven artista entra en la gótica edificación para presenciar el espectáculo. Repentinamente se sobresalta, pues reconoce el rostro de la novicia como el de su amada desconocida.

Al parecer, una joven, hija de familia acomodada, tras perder a sus padres y quedar totalmente sola en el mundo y tras un año de estancia en el convento, renunciaba totalmente al mundo para consagrarse a Dios. La tercera fecha, no hace falta decir cual fue y el poeta solo la anotó en su corazón. Dice la leyenda, que el artista romántico volvió muchas noches a la vieja plaza para escuchar el canto monjil de maitines. Por ello, hoy en día la plaza se conoce como Plaza romántica y conserva como pocos espacios en Toledo el alma del genial poeta, los suspiros de la novicia y sobre todo, esa inmensa paz de un amor sublime.

Y tú ¿te animas a conocer mucho más sobre Bécquer mientras disfrutas de dos hermosas ciudades españolas?

Además

cinco

Cinco estaciones con nieve segura en Navidad

Te recomendamos las cinco mejores pistas españolas y andorranas para disfrutar de los deportes blancos. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *