Inicio / Guía del autónomo / Plan de negocio / Los gastos deducibles y no deducibles para autónomos
los Gastos deducibles

Los gastos deducibles y no deducibles para autónomos

Los gastos deducibles y no deducibles para autónomos
5 (100%) 3 votes

Controlar los gastos deducibles de los no deducibles es una herramienta fundamental para cualquier autónomo

El Autónomo Digital. Emprender es un riesgo que algunos autónomos se atreven a comenzar. Y una de las principales preocupaciones de los emprendedores es el control de los gastos. Por ellos es importante saber cuales son los gastos deducibles y cuales no. Sobre todo en los comienzos la sensación que muchos trabajadores por cuenta propia trasmiten es la de un sinfín de costes y prácticamente ningún ingreso.

Ante está realidad, son muchos los que olvidan que algunos de esos gastos son deducibles. Se trata de descontar una parte de los impuestos que se deben pagar a Hacienda proporcional a ciertos gastos. Para facilitar la tarea a continuación encontraran una pequeña explicación sobre todos los gastos deducibles.

Tipos de gastos deducibles

La Ley del Impuesto de Sociedades dice que los gastos deducibles son “todos aquellos que sean necesarios para desarrollar la actividad empresarial“. Así pues, aplicando esta definición, un gasto deducible será cualquier gasto que tenga algo que ver con aquello a lo que se dedica económicamente el autónomo en cuestión y que tiene que ver con su actividad diaria. De manera más sencilla se puede decir que los gastos producidos por toda a actividad económica son deducibles.

Los siguientes:

  • Consumos de explotación: es decir compras de mercaderías, materias primas y auxiliares, combustibles, elementos y conjuntos incorporables, envases, embalajes y material de oficina.
  • Seguridad social a cargo de la empresa: cotizaciones derivadas de la contratación de trabajadores más las correspondientes al empresario autónomo. Por lo que se refiere a las aportaciones a mutualidades de previsión social, con la reforma fiscal, a partir de enero de 2015 es deducible el 50% de la aportación por contingencias comunes.
  • Otros gastos de personal: incluye gastos de formación, indemnizaciones por rescisión de contrato, seguros de accidentes del personal, obsequios (ej- cestas de navidad) y contribuciones a planes de pensiones o a planes de previsión social empresarial.
  • Gastos de desplazamiento: siempre y cuando el motivo de dicho viaje esté claramente relacionado con tu actividad empresarial.
  • Comidas: Tienen que ser comidas relacionadas y necesarias para la actividad profesional, en una localidad distinta a aquella en la que desarrollas el negocio y de un importe adecuado.
  • Vehículos: se consideran gastos deducibles los producidos por los vehículos y todos los gastos que están relacionados con ellos (mantenimiento, seguro, impuestos, …). Para que sean deducibles tienen que tener relación con la actividad de manera total, no pudiéndose usar estos vehículos para fines particulares. Respecto a este apartado si el vehículo profesional es también el personal solamente se podrá deducir el 50%.
  • Cánones y arrendamientos: alquiler, canon, asistencia técnica, arrendamiento financiero o leasing que no sean de terrenos, solares o activos no amortizables.
  • Servicios de profesionales independientes:  honorarios de economistas, abogados, auditores, notarios así como las comisiones de agentes comerciales o mediadores independientes.
  • Reparaciones y conservación: gastos de mantenimiento, repuestos y adaptación de bienes materiales. No se incluyen los que supongan una ampliación o mejora, ya que se consideran inversiones amortizables en varios años.
  • Tributos fiscalmente deducibles: el impuesto de bienes inmuebles (IBI), el impuesto de actividades económicas (IAE) y otros tributos y recargos no estatales y tasas, recargos y contribuciones estatales.
  • IVA soportado: sólo será deducible cuando no sea desgravable a través de la declaración de IVA, es decir, que no presenten declaraciones trimestrales de IVA y por tanto no tengan derecho a deducirse las cuotas soportadas.
  • Gastos financieros: intereses de préstamos y créditos, gastos de descuento de efectos, recargos por aplazamiento de pago de deudas, intereses de demora de aplazamientos de los pagos a Hacienda.
  • Amortizaciones: importe del deterioro o depreciación de las inversiones contempladas como inmovilizado material o intangible afecto a la actividad. Su cálculo se realizará conforme a lo estipulado en el impuesto de sociedades.
  • Arrendamientos: alquileres, cánones, asistencia técnica, cuotas de arrendamiento financiero que no tenga por objeto terrenos, solares u otros activos no amortizables.
  • Vestuario: siempre y cuando el vestuario tenga el logotipo o anagrama del negocio.

 

Estos son principalmente todos los gastos deducibles para los autónomos. No obstante cabe destacar que los criterios que Hacienda establece para considerar que un desembolso económico puede ser considerado como gasto deducible son bastante estrictos.

Deben ser gastos vinculados a la actividad económica realizada por el autónomo, o como dice Hacienda, que estén “afectos” a la misma”.También deben encontrarse convenientemente justificados mediante las correspondientes facturas, aunque en ocasiones pueden valer recibos. Y también deben estar registrados contablemente por el autónomo en sus correspondientes libros de gastos e inversiones.

De estos tres criterios el más peculiar es el primero, ya que para determinadas partidas de gasto el autónomo deberá demostrar que corresponden a su actividad profesional y no a su vida privada. Esto ocurre por ejemplo con la vivienda propia si allí se desarrolla la actividad, siendo necesario determinar el porcentaje del gasto que se puede afectar a la actividad y el que no.

Tipos de gastos no deducibles

Las siguientes partidas de gasto no tendrán la consideración de gastos deducibles. Estas son las partidas de gastos que NO pueden deducirse pues su naturaleza no corresponde a la naturaleza que exige la ley.

  • Sanciones o multas: los recargos de apremio, multas de circulación y todo lo relacionado con las sanciones no son deducibles. Olvídate de deducir esa multa por aparcar mal yendo a ver a un cliente o por pagar tarde tus impuestos.
  • Gastos realizados con personas o entidades residentes en paraísos fiscales: si tienes negocios con Gibraltar o Andorra, que son paraísos fiscales, no vas a poder deducir nada de nada aunque tenga relación con alguno de los gastos del apartado anterior.
  • Pérdidas del juego.
  • Donativos y regalos: todos los regalos que hagas, sean a clientes o a empleados, no suelen ser deducibles. Tan solo lo son si, según los usos y costumbres de tu empresa, se hacen de manera regular. Por ejemplo, la típica cesta de Navidad si se hace cada año puede ser deducible gracias a este uso y costumbre.
  • El IVA soportado  que resulte deducible en la declaración del IVA.
Summary
Los gastos deducibles y no deducibles para autónomos
Article Name
Los gastos deducibles y no deducibles para autónomos
Description
Emprender es un riesgo que algunos autónomos se atreven a comenzar. Y una de las principales preocupaciones de los emprendedores es el control de los gastos. Por ellos es importante saber cuales son los gastos deducibles y cuales no.
Publisher Name
El Autónomo Digital
Publisher Logo

Además

Recursos empresariales

¿Cómo financiar tu empresa después del verano?

¿Cómo financiar tu empresa después del verano?4 (80%) 1 vote Estos son los instrumentos que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *