Inicio / Guía del autónomo / Abrir una franquicia: una opción interesante para autónomos
franquicia

Abrir una franquicia: una opción interesante para autónomos

A. J. C./El Autónomo Digital. Para el emprendedor montar una franquicia es una manera de crear un negocio basándose en la experiencia exitosa de otro empresario, en este caso el franquiciador. Es una fórmula cada vez más extendida que puede ser una buena opción para quienes deseen crear un negocio. Es más, ahora parece un buen momento para las franquicias en España, ya que las entidades financieras “vuelven a financiar a quien quiere abrir una”, al menos es lo que afirmaba el presidente de la Asociación Española de Franquicidadores (AEF) en esta entrevista.

De hecho, según datos de AEF, en 2008, cuando se inició la crisis, había cerca de 236.000 personas trabajando en la franquicia, y al concluir 2015 esa cantidad había aumentado hasta las casi 254.000, lo que significa unas 18.000 personas más empleadas en este modelo de negocio, es decir, un 7,6% más, en una coyuntura económica desfavorable.

Como dice el portal Infoautónomos, la forma más extendida de encontrar ideas de negocio es simplemente copiar aquello que funciona bien y tratar de mejorarlo. “Y la manera de hacerlo que facilita más las cosas es optar por montar una franquicia“.

Así pues, las franquicias son una buena opción para iniciar un negocio como autónomo, ya que facilitan la copia de un modelo de negocio que ha tenido un éxito demostrado y es una forma rápida y eficaz de ponerlo en marcha con ciertas garantías de rentabilidad.

Ahora bien, el autónomo tiene que plantearse qué es lo que más le conviene, ventajas e inconvenientes: si montar un negocio independiente o si optar por la franquicia. En principio, la transmisión de conocimiento y valores que una empresa que cede sus derechos de explotación presta a otra es un beneficio. Sin embargo, al mismo tiempo, la rigidez que implica este modelo de negocio supone una ventaja para los comercios independientes.

Cómo funciona una franquicia

La ley española define así qué es una franquicia: “La actividad comercial en régimen de franquicia es la que se lleva a efecto en virtud de un acuerdo o contrato por el que una empresa, denominada franquiciadora, cede a otra, denominada franquiciada, el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios”.

La franquicia, pues, es un sistema de colaboración empresarial regulado mediante contrato privado entre dos partes:

  • El franquiciador, que es la empresa que aporta el modelo de negocio: marca, imagen, experiencia, manuales, procesos, formación, asistencia…
  • El franquiciado, que es el autónomo o sociedad independiente que va a gestionar ese modelo de negocio en una zona determinada a cambio del pago de una cuota fija o variable.

Los contratos de franquicia regulan aspectos como la zona de actuación del franquiciado, la exclusividad territorial, la actividad, los objetivos de ventas, los servicios de apoyo a prestar por el franquiciador, la política de compras, el sistema de pagos, la vigencia y las causas de rescisión, según indica el portal Infoautónomos.

Por qué se han extendido tanto las franquicias a pesar de la crisis

Generalmente, son una buena fórmula de crecimiento empresarial que aporta ventajas a las dos partes:

  • Ventajas para el franquiciador. La franquicia le facilita una rápida expansión territorial apoyándose en la iniciativa empresarial de sus franquiciados, lo que reduce la inversión y los riesgos que asume el franquiciador. Además, contribuye a rentabilizar las campañas de marketing, consolidar la marca en el mercado, optimizar los activos de la compañía y negociar mejores condiciones de compra.
  • Ventajas para el franquiciado. Reduce el riesgo asociado a poner en marcha un negocio, ya que el franquiciador, además de la marca, le aportará el conocimiento, la formación y la asistencia necesarias, acceso a los proveedores del grupo y, en ocasiones, acceso a la financiación bancaria. Todo esto, en su conjunto, refuerza la competitividad y las posibilidades de supervivencia y éxito del franquiciado.

franquicia

Por todo ello, montar una franquicia es una opción que ha crecido mucho entre autónomos del comercio o la hostelería, ya que les permite especializarse y competir en igualdad de condiciones con las grandes superficies, hasta el punto de complementarlas, como ocurre en la mayoría de grandes centros comerciales. En España podemos encontrar casos de éxito en este sector.

Inconvenientes de montar una franquicia

Los principales inconvenientes de monta una franquicia para el franquiciado son la pérdida de independencia y el menor control de su negocio, ya que su capacidad de actuación está limitada por contrato, el cual beneficia en muchas ocasiones a la parte más fuerte, es decir, al franquiciador.

Asimismo, en los últimos años, y especialmente a raíz de la crisis, según señala Infoautónomos, un buen número de autónomos con establecimientos franquiciados de todo tipo se han visto obligados a cerrar por su baja rentabilidad, debido a las condiciones impuestas por los franquiciadores.

Consejos para elegir franquicia

En primer lugar, investigar: el autónomo debe recoger y analizar información sobre las empresas franquiciadoras existentes en la actividad que quiere realizar. Es recomendable echar un vistazo a la web del registro de franquiciadores y, sobre todo, visitar alguna de las principales ferias de la franquicia existentes en España:

También debe consultar publicaciones especializadas (online y offline) y puede contactar con consultoras especializadas y asociaciones de franquiciadores y franquiciados.

En segundo lugar, asesorarse bien. No hay que creerse todo lo que dicen los franquiciadores ni las consultoras especializadas en franquicias. El emprendedor debe echar sus propias cuentas, contrastar sus datos e informes y medir las posibilidades reales de éxito del negocio en su mercado local.

Conviene visitar a otros establecimientos franquiciados en otras ciudades; al fin y al cabo, sus futuros colegas le pueden orientar muy bien. Y si el autónomo va a hacer una cuantiosa inversión le compensa contratar a un especialista que le ayude a elaborar un buen plan de negocio.

El tercer paso recomendable es preparase para que le seleccionen: las empresas franquiciadoras no firman un contrato con el primero que llega con el dinero necesario. Suelen seleccionar personas con capacidad de tener éxito que cumplan con un determinado perfil de empresario autónomo. Para saber si su perfil es adecuado existen webs que tienen interesantes artículos sobre el tema e, incluso, existen test de capacidad emprendedora.

El cuarto consejo es encontrar la ubicación y el local adecuado. Los expertos recuerdan siempre que una misma franquicia puede funcionar estupendamente en una calle y fracasar en la de al lado. A la hora de montar una franquicia se debe medir muy bien el atractivo comercial de cada local que visite hasta encontrar el adecuado. En el artículo de Infoautónomos “La ubicación: clave para el éxito” se analiza este aspecto.

Y, por último, Infoautónomos aconseja negociar bien el contrato de franquicia: apoyarse en abogados especializados hasta conseguir un contrato equilibrado y verdaderamente beneficioso para las dos partes.

Trámites legales

El blog de la asesoría online Txerpa establece diez pasos para abrir una franquicia, incluyendo los requisitos y trámites legales. Por ejemplo, hay que saber que en el plazo de tres meses tras abrir la franquicia, el autónomo tiene que comunicar sus datos al registro de su comunidad autónoma en el caso de que ésta lo requiera. Si la comunidad autónoma donde se va a abrir la franquicia no lo exige, tendrá que comunicar sus datos al registro de franquiciadores del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Atención con este trámite porque si no lo hace le pueden sancionar.

Lógicamente, cuando se empieza un negocio siempre se tiene que tener muy en cuenta qué leyes afectan al sector. En este caso, además de la legislación específica de su actividad comercial, el autónomo tendrá que tener muy presente el Real Decreto 201/2010, mediante el cual se regula el ejercicio de la actividad comercial en régimen de franquicia y la comunicación de datos al registro de franquiciadores. Además, en el artículo 62 de la Ley de Comercio Minorista, se establece también la regulación del régimen de franquicia.

Además

gestión comercial

Seis claves para aportar más valor a la gestión comercial

El Autónomo Digital. Todas las empresas, en general, y las pymes y startups, en particular, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *