Inicio / Actualidad del autónomo / ENTREVISTA – Lorenzo Amor, presidente de ATA: “Los autónomos y los emprendedores son la clave del cambio, el germen de la tan necesaria regeneración productiva”
Lorenzo Amor, presidente de ATA.

ENTREVISTA – Lorenzo Amor, presidente de ATA: “Los autónomos y los emprendedores son la clave del cambio, el germen de la tan necesaria regeneración productiva”

Antoni J. Cano. Preside desde hace más de diez años la organización de autónomos más importante en España, ATA, con 180.000 afiliados. Espera que algún día sus hijas entiendan que no pudiera “desayunar con ellas, hacer los deberes o ver una película tranquilos” a causa de la dedicación completa a esta entidad y al colectivo de autónomos –desde 2006 vive a caballo entre Madrid y Jerez, donde residen su mujer y sus hijas–. Confiesa que estuvo a punto de no presentarse a la reelección, pero afirma que es incapaz de dejar un proyecto “a medias”.

Lorenzo Amor (Córdoba, 1965) desgrana en esta extensa entevista concedida a El Autónomo Digital los principales problemas y retos de los autónomos españoles y se muestra convencido de que el autónomo o freelance será la forma de trabajo más extendida en los próximos años… junto con los robots.

ATA nació hace más de veinte años ¿Cuál fue el proceso de creación de la organización? ¿Cómo fueron esos inicios?

ATA nació en 1995, hace 22 años, como una iniciativa de los propios autónomos ante la indefensión que sentían frente a las administraciones y siendo conscientes del olvido al que se había sometido al colectivo durante décadas. Por ello, decidieron sumar sus fuerzas y poner en marcha la Asociación de Autónomos en Andalucía y desde entonces no hemos dejado de crecer. En 2000, ATA disfrutaba de una gran implantación en comunidades como Andalucía, Extremadura o Madrid, contando en cada territorio con asociaciones independientes. Por ello, se decidió crear una federación que uniese a todas estas organizaciones y así nació la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos. Ahora representamos casi al 60% de los autónomos porque contamos con unas 300 asociaciones integradas y con socios por todo el territorio español y de todos los sectores. Además, tenemos oficinas en casi todas las provincias españolas y asesoramos a socios y no socios cada semana en los temas más diversos. Pueden ser miembros de la Federación todas las agrupaciones y asociaciones nacionales, autonómicas, provinciales y locales, sectoriales e intersectoriales, integradas por autónomos empresarios o trabajadores. También puede hacerse socio cualquier autónomo a título individual, que se verá así respaldado por una gran organización que se ha expandido por toda España y actualmente cuenta con sedes en prácticamente todas las provincias de todas las comunidades autónomas. ATA constituye un fenómeno asociativo sin precedentes en España. No está ligada a ningún poder empresarial, sindical o político. La organización se apoya en su base asociativa. Los comienzos no fueron fáciles… De puerta en puerta, concienciando a los autónomos de la importancia de ir unidos para conseguir avances. Pero estamos convencidos de que mereció la pena.

Después de esas dos décadas, ¿qué balance hacéis? ¿Se ha acabado con el olvido que padecía el colectivo de autónomos?

Desde ATA luchamos para que los trabajadores autónomos alcancen el lugar y reconocimiento que les corresponde dentro del sistema social y económico del país. Las administraciones deben escuchar a los autónomos, que son quienes están generando empleo en la actualidad. Nuestra función primordial sigue siendo la de representarles y luchar por la defensa de sus derechos en todos los ámbitos económicos y sociales, con el objetivo de conseguir su equiparación respecto al resto de trabajadores por cuenta ajena. Somos la voz de los autónomos y tratamos de trasladar esa voz a aquellos ámbitos en los que se toman decisiones que nos afectan, como el Gobierno central, administraciones autonómicas, ayuntamientos. Y por eso no entendemos que muchas veces no se nos convoque a las mesas de trabajo y toma de decisión en aquellos ámbitos en los que se habla de empleo. Nosotros somos empleo. Queda mucho por hacer, pero hay que reconocer que las cosas han cambiado. Hoy podemos afirmar que hemos pasado de ser anónimos a ser autónomos, pero aún queda mucho camino para que seamos los protagonistas de nuestra propia historia. En la última legislatura hemos conseguido que se legisle para mejorar nuestro día a día más que en los 15 años anteriores. Excepto por la aprobación del Estatuto del Trabajo Autónomo en 2007, en estos últimos años las medidas para autónomos han tomado relevancia y se han alcanzado metas por las que llevábamos mucho tiempo luchando, pero harían falta 365 días de BOE continuado para resolver todos los problemas de los autónomos, y es por lo que seguiremos peleando.

“ATA constituye un fenómeno asociativo sin precedentes en España. No está ligada a ningún poder empresarial, sindical o político. La organización se apoya en su base asociativa”

Llevas en la presidencia de ATA desde 2004, ¿qué balance haces de todo este tiempo?

Que algún día espero que mis hijas entiendan el tiempo que pasé de viaje y que no estaba para desayunar con ellas, hacer los deberes o ver una película tranquilos. La Federación y sus socios exigen una dedicación constante. Muchos son los temas a resolver, muchas las demandas de los autónomos a atender, muchos los kilómetros que hago cada semana asistiendo a reuniones, preparando propuestas, analizando documentación… Por suerte, en todos estos años he contado con un equipo excepcional de grandes personas y mejores profesionales que han sabido apoyarme y complementarme. Desde la secretaria general al último técnico, desde los vicepresidentes a los abogados, todos saben que nos jugamos mucho y están ahí para luchar por los objetivos de la Federación. Me costó mucho decidir volverme a presentar en las últimas elecciones a presidente de ATA. Pero reconozco que cuando creo en un proyecto no puedo dejarlo a medias.

¿Qué retos se marca ATA para este año 2017 y a medio plazo?

Creo que el reto más importante es que por fin se redefina al autónomo desde su realidad y no desde la perspectiva de un asalariado, y se les dote de voz propia. Es la única solución para proveerle de la protección social que requiere y de que las cargas a las que está sometido tanto desde el punto de vista de Seguridad Social como de Hacienda dejen de ser un obstáculo al desarrollo y consolidación de sus negocios. 2017 puede ser el año de los autónomos, si nadie pone trabas. En la primera mitad del año, esperamos que se apruebe la Ley de medidas urgentes, con medidas tan relevantes como la ampliación de la tarifa plana de 50 euros a un año o la rebaja del recargo del 20% por no pagar en plazo las cuotas de la Seguridad Social. Empezará a trabajar la subcomisión con objetivos tan ambiciosos como analizar en profundidad la figura del autónomo desde la totalidad de las cargas sociales y fiscales que les afectan. Es decir, no tratar de forma aislada el RETA y la fiscalidad, sino ambos desde la perspectiva de la incertidumbre de ingresos del colectivo. Se abordarán dentro de ese enfoque, la morosidad, la economía sumergida, las trabas administrativas y la conversión del fracaso empresarial en segunda oportunidad, así como la relación de los nuevos modelos empresariales como la economía colaborativa y digital y su relación con el trabajo autónomo. Es decir, estamos posiblemente ante el debate más enfocado al futuro que nos espera, tanto desde el punto de vista económico como laboral.

“Las cosas han cambiado. Hoy podemos afirmar que hemos pasado de ser ‘anónimos’ a ser autónomos, pero aún queda mucho camino para que seamos los protagonistas de nuestra propia historia”

¿Qué le dirías a alguien que se hace autónomo para que se decidiera a afiliarse a ATA? ¿En qué le puede resultar útil?

La unión hace la fuerza. Y sin esa unión, otros hablan por nosotros y todos hemos podido sentir cómo eso ha perjudicado al colectivo condenándolo a la marginalidad política y legislativa, y dando lugar a normas que han hecho mucho daño. Cuantos más seamos, más fuerza podremos hacer para trasladar y solucionar los que realmente son nuestros problemas del día a día. Gracias a esa fuerza, hemos conseguido algunas medidas tan relevantes como la tarifa plana, el plan de pago a proveedores, la rebaja de las retenciones, y la eliminación de trabas tan absurdas como el tener que tener un libro de visitas. Además de esa representación continua, ATA también ofrece a sus afiliados soluciones y servicios que hagan más fácil su día a día: asesoría jurídica, formación continua, correduría de seguros, acuerdos con bancos, cajas y compañías de telefonía móvil, electricidad, paquetería, hoteles y de todo tipo de servicios. Nuestros socios pueden consultarnos cualquier duda de índole jurídica, fiscal, laboral o contable relacionada con su actividad con sólo una llamada de teléfono. Ponemos a su disposición una gran plantilla de técnicos especializados que trabajan diariamente para mejorar la situación de más de tres millones de autónomos en toda España, y que no sólo conocen la legislación vigente sino la que está por venir, ayudando así a que los autónomos tomen las mejores decisiones para sus negocios y para ellos mismos, especialmente en relación a su protección social.

ATA

¿Uno se hace autónomo por vocación o por necesidad?

Pues depende. Por supuesto que es una alternativa al desempleo y muy válida, pero, sea por necesidad o por vocación, lo importante es emprender con cabeza y siendo consciente de que no es fácil, conlleva riesgos y mucho esfuerzo y sacrificio. Pero también es hacer lo que uno quiere, crear algo, organizar tu trabajo y tu tiempo, ser tu propio jefe. Es evidente que el concepto de éxito y autorrealización se vive de forma especial en los autónomos. Además, hay que ser conscientes de que estamos ante la que sin duda será la forma de trabajo más extendida en los próximos años. Bueno, nosotros y los robots. Tenemos que prepararnos para ese cambio. Un cambio que ya se está produciendo en el que lo que nos parecía ciencia ficción ya está aquí. No sólo estamos ante una forma de trabajo que responde a las necesidades de flexibilidad y creatividad de las personas sino que responde mejor a las necesidades de la economía y el mercado de trabajo del futuro. Estamos ante un cambio de paradigma que va mucho más allá de lo que somos capaces de vislumbrar en estos momentos, una nueva forma de entender el mundo, las relaciones y el trabajo y en la que los autónomos están llamados a ser protagonistas. En Estados Unidos ya suponen el 35% de la fuerza laboral y han crecido un 400% desde el 2007, hasta ser 53 millones de ciudadanos. Y lo que es más importante, más de la mitad de ellos han aumentado sus rentas y no volverían a ser asalariados. No podemos dejar pasar esta oportunidad de ser la vanguardia del empleo. Mirar para otro lado, ignorar la revolución que ya se ha puesto en marcha, sería el primer error.

¿El autónomo es un empresario o un trabajador? ¿O es las dos cosas, o quizá ninguna de las dos?

Ambas. El autónomo es empresario para sus trabajadores y trabajador para sus clientes. Es evidente que teniendo o no empleados debe tomar decisiones empresariales y estratégicas para el desarrollo de su actividad, pero trabaja para sí mismo y para los demás. Así que es una figura híbrida a caballo entre dos figuras que poco a poco se diluirán en el tiempo, pues cada vez existen más relaciones económicas y laborales en las que es difícil identificar claramente al empleador y al empleado. Las figuras tradicionales de patrono y obrero de la era post industrial son cada vez más marginales en nuestro mercado laboral. Los autónomos y los emprendedores no sólo están transformando nuestro tejido empresarial desde la base sino que también están revolucionando aquí y en todo el mundo nuestra forma de entender el trabajo. Ellos son la clave del cambio, el germen de la tan necesaria regeneración productiva en nuestro país pues suponen la recuperación de valores tan esenciales para la misma, como que el trabajo es iniciativa, es esfuerzo, es riesgo, es creación y debe crear valor. Una sociedad en la que se prima el talento y las capacidades del individuo a adaptarse a los cambios, porque ya nada es estático.

“El autónomo será la forma de trabajo más extendida en los próximos años. Bueno, nosotros y los robots. Estamos ante un cambio de paradigma que va mucho más allá de lo que podemos vislumbrar, y en el que los autónomos están llamados a ser protagonistas”

¿Qué ha supuesto la crisis para el colectivo?

Desde 2008, Europa sufre los efectos de la crisis económica más grave de los últimos 50 años; por primera vez en su historia se han alcanzado más de 25 millones de personas sin empleo en la zona euro y España ha sido sin duda uno de los estados miembro que más ha acusado sus consecuencias sobre el empleo. La crisis ha dejado una huella muy profunda, lo saben el 40% de los autónomos que no han sobrevivido a ella y el 25% de los autónomos que aún viven un calvario para mantener sus negocios a flote. Pero hoy es innegable que estamos en otro momento, aunque la recuperación macroeconómica no llegue aún a todos los bolsillos. La crisis ya no es la realidad de España, pero es evidente que tampoco vamos a volver a la situación anterior a la crisis en el corto plazo. Quizás tampoco sería lo deseable si tenemos en cuenta los errores que se cometieron entonces y que no deberían repetirse. Pero sí, esta crisis va más allá de la economía y ha cambiado muchas cosas. Entre ellas, la composición del colectivo de autónomos, hoy más joven y más feminizado, y nuestra propia concepción del trabajo, como hemos dicho.

A pesar de la mejoría, el 80% de las administraciones públicas en España sigue incumpliendo la Ley de Morosidad y la mitad de los autónomos españoles sufre morosidad… ¿Son los autónomos el eslabón más débil de la cadena?

Sin duda. Unos 500.000 autónomos y empresas han echado el cierre durante la crisis debido a la morosidad. 500.000 más de los que deberían haber sido. No habrá un afianzamiento real de la recuperación económica hasta que no pongamos fin a este problema y ni un autónomo pueda decir que tras meses de realizar un trabajo no ha recibido su justo pago. Los autónomos exigimos tolerancia cero con la morosidad. Hemos pedido en reiteradas ocasiones a nuestros políticos, tanto en el caso de la administración local como de la autonómica y nacional, que paguen. Que paguen y cumplan la ley, porque la Ley debe ser igual para todos. Si cualquier ciudadano, o cualquier autónomo, no paga sus deudas o su hipoteca, acabará con sus bienes embargados, con multas y sanciones. Sin embargo, muchos ayuntamientos y comunidades autónomas no están pagando a sus proveedores… y no les pasa nada. Esa impunidad resulta muy grave, además de tremendamente preocupante. Hay que imponer un régimen sancionador para todos, progresivo y equitativo y que castigue la reiteración. Por cierto, según nuestro último barómetro, los únicos que, sin embargo, cumplen los plazos de pago según lo establecido en la Ley de Morosidad son los autónomos y las empresas de menos de diez empleados.

“Muchos ayuntamientos y comunidades autónomas no están pagando a sus proveedores… y no les pasa nada. Esa impunidad resulta muy grave. Hay que imponer un régimen sancionador para todos, progresivo y equitativo y que castigue la reiteración”

Numerosas pymes y autónomos cerraron durante la crisis por falta de financiación y muchas de ellas hubieran sido viables si la hubieran obtenido. ¿Cómo percibís ahora la situación? ¿Ha mejorado o el grifo continúa cerrado?

El acceso al crédito ha mejorado respecto a los últimos años, pero aún la demanda sigue siendo muy baja. Solo un 36% de autónomos solicita crédito. No tiene nada que ver con lo que había en 2007. Lo que sí ha mejorado en los últimos 24 meses son las concesiones. Hoy, dos de cada tres autónomos tiene acceso al crédito, pero sigue habiendo un 21% de autónomos que lo tiene complicado. Ese 21% coincide con quienes declaran que su actividad no ha mejorado todavía. Hoy, cuando un autónomo va al banco, sólo le falta enseñar la partida de nacimiento para intentar que se lo concedan. Después de ocho años de crisis, demostrar solvencia para un autónomo es muy difícil y el concepto de viabilidad es algo que aún los técnicos y máquinas de los departamentos de riesgo de las entidades bancarias no han interiorizado.

ATA

Hablemos ahora de leyes. ¿Puedes explicar que es un programa de compliance? ¿Es obligatorio para todas las empresas, también para las pymes?

Compliance es un servicio que te permite en cada momento saber si cumples con todas las normas vigentes. Por tanto, lo que es obligatorio es esto último y no el tener un programa específico para el mismo. Lo que es sorprendente es que la hipernormatización y la descoordinación legislativa conlleve tener que recurrir a estos tipos de servicios para cumplir con la normativa vigente. Es evidente que es un obstáculo al desarrollo empresarial y al emprendimiento. No se puede pretender que un autónomo esté todas las mañanas mirando el BOE, nacional, autonómico y municipal, para ver si cumple con las normas.

“Cuando un autónomo va al banco, sólo le falta enseñar la partida de nacimiento para intentar que le concedan un préstamo. Después de ocho años de crisis, demostrar solvencia para un autónomo es muy difícil”

Y en cuanto a la nueva ley del autónomo, que se tramita este mes, ¿cuáles son las principales mejoras que incluye ese texto legal?

La ley de medidas urgentes para los autónomos, admitida a trámite en el Congreso, además de la subcomisión de la Comisión del Empleo del Congreso, son los principales textos legales en los que trabajamos este año y que deberían solucionar nuestros problemas reales. Entre otras medidas, estas están incluidas en la ley de medidas urgentes y por eso es prioritario que se apruebe: extender el período de la tarifa plana de 50 euros de seis meses a un año. Además, creemos que aquellos autónomos que se hayan acogido al procedimiento de segunda oportunidad deberían poder emprender bajo dicha tarifa. En segundo lugar, se debe mejorar la protección social: en caso de maternidad, bonificando la cuota de Seguridad Social a las mujeres autónomas y también en los doce meses posteriores a la incorporación a la actividad tras la baja. Tercero: que también se cotice por lo que se trabaja, que las altas y bajas al RETA que se producen cierto día del mes, no conlleven pagar el mes completo de cotización. Y, por último, la economía sumergida es otra de las grandes lacras que identificó ATA, y por ello propusimos aplicar deducciones a las familias por gastos sanitarios, educativos y en rehabilitación, para desincentivar la demanda y que se pidan las facturas. El resto de las reformas iremos debatiéndolas en la subcomisión.

“Creo que hay que aprobar la ley ya y que nadie pretenda desnaturalizar el propio título, que habla de ‘medidas urgentes’. Los autónomos no pueden esperar más. Bastante hemos esperado ya”

¿Esta ley supondrá un antes y un después si se aprueba tal como se ha propuesto o, por el contrario, pensáis que podría recortarse en su tramitación?

Creo que hay que aprobarla ya y que nadie pretenda desnaturalizar el propio título de la Ley que habla de “medidas urgentes”. Los autónomos no pueden esperar más a que se aprueben o amplíen medidas que se ha comprobado que funcionan. Bastante hemos esperado ya.

¿Qué consejos darías a alguien que quiera emprender y hacerse autónomo?

Perseverancia, paciencia, realismo, que entiendan que para mal o para bien lo que van a aprender ya nadie se lo quitará, y que tengan capacidad de reinventarse para nunca perder la ilusión. Y que se dejen asesorar, pero por alguien que sepa lo que hace. Para eso, entre otras cosas, también está ATA.

Además

pensión

La pensión de los autónomos se situará en unos 725 euros en 2022

La organización CIAE lo considera “el colmo de la miseria” El Autónomo Digital. 725 euros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *