Inicio / Guía del Freelance / ¿Cómo redactar un contrato?
contrato

¿Cómo redactar un contrato?

El Autónomo Digital. El trabajador autónomo no está amparado por la misma relación contractual que el empleado por cuenta ajena. Sin embargo, esto no quiere decir que el autónomo no tenga que redactar o firmar ningún tipo de contrato. La flexibilidad que permite la situación del freelance hace posible trabajar con una amplia variedad de contratos.

El autónomo, como explica el portal Serautónomo.net, no firma con sus clientes contratos laborales pero puede garantizar las condiciones de su trabajo mediante un contrato mercantil o uno privado.

Además, el autónomo debe saber que en su caso los presupuesto firmados por el cliente adquieren rango legal y sus condiciones adquieren la misma fuerza ante la administración que un contrato. Es importante saberlo y tenerlo en cuenta porque tanto el autónomo como el cliente pueden acogerse al presupuesto para reclamar cualquier aspecto relacionado con el trabajo llevado a cabo.

Por último, el autónomo también puede formar equipos y contratar personal, de modo que es muy probable que deba conocer los diferentes modelos de contrato que existen a la hora de regular su relación con sus trabajadores.

Modelos de contrato

Los diferentes tipos son:

  • Contrato privado o civil. Es un acuerdo que se celebra entre personas que no tienen calidad de comerciantes.
  • Contrato mercantil. Se refiere a un acuerdo jurídico bilateral que tiene por objeto una acción de comercio. Así, una negociación jurídica puede considerase “acto de comercio”, debido a la condición de las partes que intervienen en el mismo (sean o no comerciantes), en función de su objeto (si este último está estipulado o no en el Código de Comercio como mercantil), o tomando conjuntamente estos dos razonamientos.
  • Contrato laboral. El contrato de trabajo es posiblemente el más habitual. Es un acuerdo que se establece entre un empresario y un trabajador por el que éste se obliga a prestar determinados servicios por cuenta del empresario y bajo su dirección, a cambio de una retribución. Sin embargo, el hecho de que sea uno de los contratos más habituales no hace que sea uno de los más fáciles de entender.
  • Presupuesto. Ya hemos visto que tiene valor contractual. Lo ideal es que todo trabajador autónomo realice un presupuesto mensual incluyendo toda la información importante para las finanzas. Son esenciales los datos de ingresos y gastos, aunque muchas veces no sabremos el valor real, por lo que podemos crear dos columnas: una con el valor estimado y otra con el valor final, cuando lo conozcamos al terminar el mes, y luego calcular la diferencia. Los gastos podrán incluir pagos por deudas, inversiones, etc. Hay que tener en cuenta ciertos gastos que pueden no ser mensuales y registrarlos.

Cómo redactar un contrato

Redactar contratos no es sencillo. Al escribir este tipo de documento hay que asegurarse de que éste cumple con todos los requisitos legales y que no se deja ningún cabo suelto. Un contrato mal redactado puede acarrear problemas y preocupaciones en el futuro.

contrato

Elementos básicos

Según indica la web Modelocontrato.net, un contrato está estructurado de diversas formas; no obstante, hay partes matrices que no pueden faltar al configurarlo, ya que sin ellas el acuerdo perdería valor. Éstas son:

  • Capacidad. Ésta se subdivide en capacidad jurídica o de goce, que es la capacidad jurídica para ser titular de derechos subjetivos; y capacidad de ejercicio, cualidad jurídica para ejercer derechos y asumir obligaciones sin representación de terceros, (conocida también como capacidad de obrar).
  • Consentimiento. Se manifiesta por la concurrencia de la propuesta y de la aceptación sobre la cosa y la causa que han de componer el contrato. No obstante, se anulará el consentimiento producido por equivocación, intimidación, violencia o fraude.
  • Objeto. Es la prestación que las partes acuerdan en rendirse bajo el marco del acuerdo.
  • Causa. En ciertos contratos, como los de compraventa, la causa es la promesa, por cada lado contratante, de una cosa por la otra parte.
  • Forma. Es cuando se exige una determinada forma de celebrar el contrato (escrita, firma ante un notario, ante testigos, etc.), aunque no en todos los casos.
  • Elementos naturales. Son los que se infiere incorporados en el contrato, aunque las partes involucradas pueden prescindir de los mismos sin invalidar el contrato.
  • Elementos accidentales. Se establecen por disposiciones especiales, y no deben contrariar a la ley, la moral, la solidaridad, etc.

A la hora de redactar cualquier contrato conviene que el freelance tenga presente esta lista y repase varias veces que todos los elementos están incluidos.

Validez del contrato

Además, hay que tener en cuenta otras cuestiones como la rescisión, la nulidad y la validez. De hecho, no hay contrato si no concurren los requisitos siguientes:

  1. Consentimiento de los contratantes.
  2. Objeto cierto que sea materia del contrato.
  3. Causa de la obligación que se establezca.

En internet, por supuesto, el emprendedor puede encontrar más ejemplos y artículos, así como modelos o plantillas de contratos, además de consejos legales.

Además

AEAT

Nueve de cada diez empresas que deben incorporarse al SII ya comunican a la AEAT sus transacciones comerciales en tiempo real

El Autónomo Digital. Casi 50.000 empresas de un total de 54.000 contribuyentes que conforman el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *