Inicio / Actualidad del autónomo / Los autónomos del sector de la distribución, “al borde del esclavismo”
distribución

Los autónomos del sector de la distribución, “al borde del esclavismo”

UPTA está realizando asambleas con autonómos del sector

El Autónomo Digital/L. García. Jornadas medias de 14 horas diarias, preparación de pedidos y posterior distribución de mercancías, trabajos de carga y descarga, etc. Éste es el escenario que se ha encontrado en las distintas asambleas con el sector de la distribución la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

Según UPTA, la estrategia de las grandes empresas de este sector va siempre en detrimento de los intereses, tanto laborales como económicos, de los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE). Trabajadores que no tienen registrados sus contratos en el Servicio Público de Empleo, incumpliendo la Ley 20/2007 del Estatuto el Trabajo Autónomo. Además, la empresa quebranta lo acordado en el artículo 13 de la misma, en el que se establecen las condiciones de los contratos a través de los Acuerdos de Interés Profesional, “homólogo” este sistema de los convenios colectivos de los trabajadores por cuenta ajena.

“Es por tanto prioritario que las empresas del sector de la distribución que incumplen las condiciones contractuales y que ejercen abuso de poder sobre el eslabón más débil, sufran las consecuencias y sean sancionadas por parte de las administraciones laborales existentes”, afirma UPTA. La figura del TRADE fue creada para proteger los derechos de miles de trabajadores autónomos que necesitan medidas urgentes que pongan freno a la impunidad que impera en las empresas del sector.

El sector de la distribución en cifras 

En la actualidad son menos de 11.000 los contratos registrados en el Servicio Público de Empleo y más de 450.000 los autónomos que se declaran en condiciones de dependencia según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, esta cifra lejos de disminuir, aumenta progresivamente año tras año.

UPTA confía plenamente en la viabilidad de esta figura dentro del trabajo autónomo. Considera que da respuesta a la evolución del mercado de trabajo porque responde perfectamente con los criterios y mecanismos necesarios, para que este colectivo pueda tener garantizados sus derechos.

¿Qué es un TRADE? 

Son aquellos trabajadores autónomos que realizan una actividad económica o profesional de forma habitual y directa, de forma lucrativa, para un cliente del que dependen económicamente al recibir de él, al menos el 75% de los ingresos.

Además tiene que cumplir algunos requisitos:

a) No tener a su cargo trabajadores ni contratar o subcontratar parte o toda del trabajo que realiza. Aunque se permite la contratación de un trabajador en las situaciones de riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural, durante el descanso por maternidad o paternidad, por cuidado de menores de 7 años, por tener a cargo un familiar hasta segundo grado (padres, abuelos, hermanos, hijos, nietos…) dependiente o con un grado del 33% o superior de discapacidad.
b) No hacer el mismo trabajo que realizan de los empleados del cliente. Se tiene que hacer un trabajo diferente, no pudiendo realizar el mismo que los trabajadores por cuenta ajena del cliente.
c) Tener una infraestructura y materiales de trabajo propios.
d) Trabajar bajo criterios organizativos propios, pudiendo recibir las indicaciones técnicas por parte del cliente.
e) Recibir un pago por el resultado del trabajo, pactado con el cliente, y asumiendo el riesgo y ventura por la actividad.

Diferencias con el falso autónomo

La diferencia fundamental es que el TRADE puede ejercer su actividad fuera del ámbito de organización del cliente, mientras que los falsos autónomos se integran completamente en la estructura de trabajo del cliente con las tareas, horarios, medios de trabajo del cliente/empresa, en una situación ilegal.

Además la remuneración entre el TRADE y el cliente es pactada, mientras que el falso autónomo suele recibir una cantidad elegida unilateralmente por la empresa.

Normalmente no se es un TRADE y sí un falso autónomo si:

  • tiene que acudir a la oficina/lugar de trabajo del cliente diariamente y con un horario fijo.
  • recibe encargos de trabajo que no puede rechazar.
  • recibe una retribución determinada de forma unilateral.
  • no tiene capacidad de decidir sobre la organización de su trabajo, y la carga de trabajo.

Además

módulos

El Gobierno retrasa por tercera vez la reforma de los módulos de autónomos

UATAE lo considera una muestra de “improvisación” del Ejecutivo El Autónomo Digital/A. J. Cano. El …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *