Alicia Asín, de 34 años, dirige una empresa del sector de las telecomunicaciones especializada en el diseño y fabricación de sensores inalámbricos que factura cerca de cinco millones de euros y que crea más de 100 empleos entre directos e indirectos. La tecnología de Libelium permite monitorizar cualquier objeto y entorno y enviar esa información en tiempo real de manera inalámbrica a Internet. El 90% de su facturación proviene de la exportación. Esta ingeniera informática de Zaragoza ha enfocado su carrera en cómo el internet de las cosas puede cambiar nuestro mundo, comenzando por las ciudades inteligentes, la agricultura de precisión, el control del medio ambiente y hasta la salud de las personas.

Los principales sectores y aplicaciones de la tecnología de Libelium son, entre otros, la gestión inteligente de aparcamiento en las ciudades mediante la detección de espacios libres; la monitorización de los niveles de ruido y contaminación en las ciudades; el control de calidad de aguas; la optimización de los sitemas eléctricos y de consumos de agua; la monitorización de los cultivos e instalaciones agrícolas; o la optimización deprocesos indrustriales como control logístico o automatización.

Asín se compromete a reinvertir el premio en I+D y apuesta por universalizar con la tecnología de Libelium los servicios sanitarios en la población rural.